Tratamiento y prevención de la elefantiasis

No hay una cura para la enfermedad, pero los síntomas se pueden tratar con cierto éxito. El tratamiento de la elefantiasis tiende a centrarse en dos cosas: el tratamiento de la infección con la ayuda de antibióticos y regímenes estrictos de higiene, y mejorar el flujo de la linfa mediante el ejercicio físico y los masajes.

Existen medidas preventivas que han reducido la frecuencia de la incidencia de la elefantiasis en las zonas donde es endémica. La prevención de las picaduras de mosquitos es típicamente el método principal usado para controlar los brotes de la enfermedad.

Antibióticos

El tratamiento varía dependiendo de la zona geográfica. En África subsahariana se utiliza albendazol, en combinación con ivermectina, mientras que en otras partes de el mundo el albendazol se utiliza con dietilcarbamazina. Los medicamentos no matan a los gusanos adultos, pero evitan una mayor propagación de la enfermedad hasta que los gusanos mueren.

Tratamiento a gran escala

Botellas vacías de la medicación albendazol

Además de ser un tratamiento eficaz para los síntomas de la elefantiasis, los medicamentos se pueden utilizar como medida preventiva. La Organización Mundial de la Salud recomienda tratar grandes poblaciones en zonas de riesgo con una sola dosis anual de albendazol en combinación con ivermectina o citrato de dietilcarbamazina. La estrategia es romper el ciclo de transmisión matando las microfilarias y deteniendo la transmisión del parásito por los mosquitos en las comunidades endémicas. La transmisión de la infección se puede romper cuando se mantiene una dosis oral de los medicamentos al año con una duración de cuatro a seis años. 1

Higiene

Otra forma de tratamiento eficaz implica la limpieza regular de las zonas afectadas del cuerpo. Lavar con agua limpia y jabón dos veces al día la zona alienta a una mejora significativa en los síntomas. También es aconsejable mantener estas áreas limpias y secas y llevar zapatos cómodos.

Ejercicio físico y masajes

Restaurar el flujo de la linfa en las extremidades es un elemento importante para reducir la hinchazón. Una vez que han sido matados los gusanos en los ganglios linfáticos, el movimiento regular y el masaje de la zona puede ayudar a restaurar la función.

Cirugía

Los tratamientos quirúrgicos por lo general son solamente eficaces cuando la inflamación afecta el escroto, pero no a las extremidades.

Referencias

  1. “Filariasis linfática. Nota descriptiva N°102″. Organización Mundial de la Salud. Marzo de  2014. Consultado el 10 de Marzo de 2014.